Saltar al contenido

Twitter, Facebook e Instagram: bloqueos selectivos

Bloqueos selectivo de redes sociales

Los bloqueos selectivos que algunas redes sociales como Twitter, Facebook o Instagram han aplicado contra el ex-presidente de los Estados Unidos Donald Trump, miembros de su entorno y algunos seguidores, ha generado una gran polémica a nivel mundial.

Las grandes tecnológicas argumentan que el bloqueo se llevó a cabo debió a mensajes publicados que violaban sus políticas de limitación de contenido.

Según ellos en estas publicaciones se incitaba a la violencia y causaron la irrupción en el Capitolio del país norteamericano por parte de republicanos extremistas.

Sin embargo, estos bloqueos selectivos no son una novedad. Desde hace tiempo ya  estas empresas de tecnología vienen siendo señaladas por decidir qué contenido publicar y cuál no para favorecer a ciertos grupos y perjudicar a otros.

Es cierto que no debemos aupar ni promover actos violentos, y es bastante grave que se lleve acabo un asalto a una sede de poder en cualquier país, con la intención de desestabilizar su sistema de gobierno.

Sin embargo, no es menos serio que a ciertos empresarios se les permita decidir restringir la libertad de expresión sin que las autoridades hayan realizado una investigación y determinado responsabilidades.

Antecedentes

Existen distintos casos de bloqueos selectivos en las redes sociales. Aquí describiremos un par de ellos.

Hoy día hay una fuerte batalla contra los actos obscenos y el acoso a través de las plataformas virtuales.

Facebook e Instagram se sumaron a ello borrando publicaciones e incluso suspendiendo cuentas de aquellos que usaron imágenes o emoticones que en ciertas situaciones podrían ser consideradas sexualmente sugestivas.

De hecho, en el transcurso del segundo semestre de 2019 se retiraron de Facebook 58 millones de posts que incluían personas desnudas y actos sexuales, así como más de 5 millones de publicaciones se interpretaron como acoso.

Es entendible que tus publicaciones en una red social sean eliminadas cuando violas sus políticas de contenido o integridad cívica, y que logicamente te suspendan  la cuenta si reincides en esta practica.

El problema radica en quiénes son estas compañías para decidir si cierto contenido es o no apropiado.

¿Quién faculta a Facebook o a Instagram para determinar si el uso de un emoticón de berenjena realmente representa un pene o si una imagen es ofensiva?

Además, ¿realmente dicha censura se aplica a todos o solo a algunos?

Hay quienes señalan que aquellos que enseñan educación sexual, dibujantes o pintores  que usan las redes para presentar sus colecciones, modelos eróticas y otras personas cuya finalidad no es la obscenidad ni la venta de sexo virtual se han visto afectados.

Y muchos se quejan porque contenido similar al que ellos publican, pero que pertenece a grandes celebridades o gente con poder en los medios no son sancionadas. Solo habría que preguntarse ¿por qué nunca retiran las imágenes con poca o ninguna ropa que Kim Kardashian publica en sus redes?

Por otro lado, estas plataformas de comunicación también se han involucrado en la política desde hace tiempo atrás. Si bien el caso Trump es el más sonado, no es el único.

Otros líderes mundiales y organismos gubernamentales de distintos países han pasado por la misma situación. Quienes dirigen las redes sociales suspendieron sus cuentas por no estar de acuerdo con sus informaciones y opiniones.

Twitter y Trump

Twitter fue la primera plataforma en suspender la cuenta de Donald Trump. El 06 de enero esta red social bloqueó por 12 horas la cuenta del hasta entonces presidente de los Estados Unidos, @realdonaldtrump, la cual contaba para el momento con 88.7 millones de seguidores.

Twitter de Trump suspendido

También solicitó el retiro de tres de sus tweets en donde llamaba patriotas a los participantes de la marcha que llegó al Capitolio y en donde se les alentaba a protestar. La suspensión se mantendríade no cumplirse con esta con estas condiciones.

Debido a esto Trump intentó manifestarse a través de la cuenta oficial como presidente, @POTUS, pero esta también fue desactivada.

La compañía tecnológica justificó su decisión mediante un comunicado en el que alegaba “infracciones repetidas y graves de nuestra política de Integridad Cívica”.

Al parecer los tweets fueron eliminados, ya que la compañía pasado el lapso de tiempo establecido restituyo las cuentas.

Facebook e Instagram se suman a los bloqueos selectivos

Dos días después de Twitter, Facebook e Instagram, ambas pertenecientes a Marck Zuckerberg,  también cierran las cuentas de Trump.

Mediante un comunicado informaron que las mantendrían suspendidas hasta que se llevara a cabo el traspaso de mando presidencial. Este acto tendría  lugar un par de semanas después.

facebook e instagram bloquean a Trump

Zuckerberg utilizó prácticamente los mismos argumentos que Twitter. De hecho declaró ante la prensa lo siguiente “Las protestas violentas en el Capitolio hoy son una vergüenza. Prohibimos la incitación y los llamados a la violencia en nuestra plataforma. Estamos revisando y eliminando activamente cualquier contenido que infrinja estas reglas”.

Las redes sociales como jueces

Haciendo a un lado toda la problemática política que pueda estar presentándose en Estados Unidos, hay un problema subyacente que ha aflorado con toda esta situación.

Estamos hablando del rol de juez que estas compañías tecnológicas asumen como si fuesen dueños de la verdad.

La censura implementada por Twitter, Facebook, Instagram y posteriormente otras plataformas digitales como Snapchat y Youtube ha generado incertidumbre y molestia en muchas partes.

Esto es algo que para muchos resulta aterrador, ver como estas empresas se han convertido en un suprapoder, incluso por encima de los gobiernos.

Si han podido censurar al presidente de los Estados Unidos podrán acallar a cualquiera. Estan tomando en sus manos el otorgar  o no derecho a la libertad de expresión.

Y lo peor es que la verdad publicada será aquella opinión con la que ellos estén de acuerdo.

Uno de los presidentes que ha fijado posición al respecto, ha sido el de México, Andrés López Obrador. Este manifestó enfáticamente que no se puede aceptar que las redes sociales impongan censura.

Muchas son las personas que actualmente intentan buscar alternativas a estos servicios, en las que no solo se les permita expresarse libremente sino en el que se les pueda garantizar su privacidad y protección de sus datos.

Por ese motivo plataformas como Mastodon o Parler han tomados espacios, monopolizando usuarios que han sido suspendidos o eliminados de otras redes.

Bloqueos selectivos o Redes en Guerra

Las grandes tecnológicas no solo tienen el control de restringir lo que publicas bajo sus servicios. Estas también actúan de la mano de otras empresas con sus mismos criterios para imponerse globalmente y además eliminar potencial competencia.

Esto es lo que ha ocurrido con Parler. Esta red social adoptó muchos de los usuarios que Twitter suspendió por violentar sus políticas de limitación de contenido.

Este fue el medio que usaron los partidarios de Trump para manifestar sus opiniones y llamar a protestas.

Pero Apple y Google retiraron esta aplicación de sus tiendas. Además, Amazon  dió de baja su servicio de alojamiento web porque Parler no contaba con un plan para filtrar y restringir el contenido de sus usuarios.

De seguro este asunto de los bloqueos selectivos traerá mucha tela que cortar próximamente. Son muchos los análisis, propuestas y probablemente nuevas tecnologías que surgirán que buscaran hacer frente a esta disyuntiva.

El tiempo dirá que nos deparará el futuro.