Pixel 6 con procesador Google

Pixel 6 es el primer móvil lanzado por Google, cuyo procesador se espera sea diseñado por la propia compañía californiana perteneciente a Alphabet Inc.

Hasta la fecha, los smartphones de Google utilizaban procesadores Qualcomm. Sin embargo,  Google tiene al menos un año trabajando en un SoC de arquitectura ARM. El mismo contiene 2 núcleos A76, 2 núcleos A78 y 4 núcleos A55,  con una tarjeta gráfica integrada que se basa en núcleos Mali.

Y ciertos rumores indican que este solo ha sido el primer paso en el desarrollo de los chips para sus próximos dispositivos.

Google y Samsung crean el GS101

Procesador GS101 de Google

Según se cotillea en el ambiente tecnológico, para el tercer trimestre de 2021 Google lanzará móviles con el chip “Whitechapel”. Este último es el nombre con el que Google ha estado llamando a su plataforma móvil para mantener la confidencialidad. El mismo al parecer se ha desarrollado conjuntamente con Exynos, la división de Samsung experta en semiconductores.

Otro de los nombres que Google suele darle a esta plataforma es “Slider”, y hay ciertos vestigios de ella en GCam, la aplicación móvil de cámara de Google.

Sin embargo, hay filtraciones que afirman que el nombre oficial que Google le ha dado a su primera CPU es “GS101”. Estas siglas aparentemente tendrían el significado de “Google Silicon”. Procesador que es probable que utilicen los dos smartphones este año, a los que llaman internamente “Oriole” y “Raven”. Se presume que uno de ellos sea el tan esperado Pixel 6 y otro el Pixel 5.

¿Qué consecuencias acarrea tener un procesador propio?

Desde hace un buen tiempo se oye hablar de los planes de Google por crear procesadores para sus dispositivos. Esto traería algunas ventajas para la compañía, como el hecho de que los SoCs estarían diseñados para mejorar específicamente las funciones de los teléfonos Pixel. Estas funciones tendrían relación con el Asistente de Google, y su capacidad de reconocer  comandos de voz cuando la pantalla del dispositivo no esté encendida, pero tenga habilitado el modo “always on”.

Otras de las funcionalidades en que la compañía podrá enfocarse a la hora de diseñar un procesador propio, es en su sistema de fotografía. Ya que como se recordará, Google había hecho incursiones en este sentido, cuando incorporó el co-procesador Pixel Neural Core o Pixel Visual Core en los Pixel 2, 3 y 4. Por otra parte, con el Pixel 2 integró el chip de seguridad Titan M, un microprocesador de Google específicamente para optimizar las operaciones de cifrado.

No obstante, uno de los beneficios que más se destaca es que probablemente el lapso de tiempo para el soporte de actualizaciones se incremente. Pasando a ser superior al de tres años que hoy ofrece Google.

Con esto es posible que Google busque la independencia con la que ha contado Apple con sus chips Apple Silicon en sus teléfonos iPhone.

Pero tendremos que esperar, es posible que no todo sean ventajas. Ya que tener un procesador propio no implica necesariamente que estemos hablando de una potencia similar o superior a la que aportaba Qualcomm con sus procesadores de gama alta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *