Esta frase (traducción al castellano de “If you can’t win them join them”) proviene del El arte de la Guerra, un ensayo con un profundo contenido filosófico de la cultura oriental escrito por el chino Sun Tzu (tal y como recoge José Guzmán Estrada).

Y eso es exactamente lo que han hecho las 3 grandes operadoras españolas (Movistar, Vodafone y Orange). El campo de batalla es el sector de la telefonía móvil y los contendientes son, por un lado, las OMR, y por el otro, las OMV. Durante los últimos 6 años las poderosas potencias han ido perdiendo terreno en detrimento de sus nuevos y jóvenes adversarios, que mes a mes ganan las batallas de las portabilidades.

¿Qué hacer ante semejante sangría? Movistar, Vodafone y Orange han tratado de luchar en diversos frentes como una drástica bajada de tarifas y una flexibilización de sus exigencias (Telefónica, por ejemplo, renunció al compromiso de permanencia y ahora sólo distribuye smartphones libres).

Pero no ha sido suficiente. O más bien estas medidas han llegado tarde y muchos rehenes continúan huyendo de sus captores en cuanto pueden escapar o, incluso, a costa de pagar su propio rescate en forma de penalizaciones.

¿Y cuál es la mejor solución si no puedes contra tu enemigo? Efectivamente: unirte a él. Las 3 principales OMR ahora también tienen su propia OMV. Movistar compró Tuenti y con ella, Tuenti MóvilOrange se hizo con Simyo y ahora Vodafone ha absorbido nada menos que a Ono y Ono Móvil. Al final todo queda en casa.