En los últimos años hemos visto una explosión en el campo de las sillas gaming, esto se debe a muchos factores, eventos públicos como los torneos nacionales e internacionales que han dado gran protagonismo, gracias a su popularidad que no pasa demasiado desapercibido.

No se trata solo de la exposición mediática, también hay una mayor conciencia en general de lo importante que es usar una silla ergonómica que evita deformar nuestras espaldas durante largas sesiones de juego.

El hecho de que ahora haya muchas más personas que tienen los videojuegos como hobby y luego intentan construir su propia zona gaming de una manera óptima ha contribuido sin duda a la popularidad de estos cómodos asientos.

Como en todos los sectores estamos expuestos a un bombardeo de la comercialización de diversos fabricantes, youtubers etc. Para evitar elegir la silla equivocada, primero debe entender cómo elegir una silla de juego con los mejores consejos para comprar una silla gaming

5 consejos para elegir una Silla Gaming

Al elegir una silla gaming hay que tener en cuenta algunos factores:

1. Duración de las sesiones de juego

Uno que quiere considerarse un buen jugador, digamos que jugará 4/5 noches a la semana, así que ¿un promedio de 20/25 horas? Un muy buen jugador llega a las 40 horas uno que juega un poco 6, así que calcula cuánto tiempo aparcas tu “trasero” en una silla de juego y te das un presupuesto, porque cuanto más tiempo pases allí más dolor en la espalda, el cuello, los hombros y las muñecas tendrás usando una silla gaming barata o cualquier silla. Así que + tiempo = + presupuesto.

2. Comodidad

Lo más importante de una silla es que no te canses rápidamente o que te duela la espalda después de una semana. Las sillas de trabajo o de juego, diseñadas para personas que pasan sus días delante del PC, tienen un diseño ergonómico, para apoyar su espalda y ajustar su postura.

En los modelos de juegos de alta gama tenemos hay muchos ajustes para optimizar nuestra forma de sentarnos:

  • Hay varios tipos 2d, 3d, 4d dependiendo de los movimientos que son capaces de hacer.
  • Soporte lumbar ajustable que también combate la tendencia a convertirse en jorobados, y tal vez evitar el lumbago a los 20 años.
  • Soporte cervical.
  • Inclinación de asiento.

Las sillas que ofrecen ajustes suelen ser bastante caras, alrededor de 150€/200€ y de ahí en adelante.

3. Calidad

Este factor varía mucho dependiendo del presupuesto, pero cuando juegas, te sientas durante horas en la silla y dependiendo de la persona y el juego tendemos a movernos, balancearnos, movimientos que someten a la silla al estrés que normalmente una silla no sufre. Como resultado, una silla de baja calidad se deteriora rápidamente, y cuanto más alta sea la calidad, mayor será el confort.

Compruebe siempre el tipo de materiales con los que está recubierto o acolchado o de qué material está hecha la estructura. Siendo realistas, no hay mucha gente que quiera gastar 400€/500€ en una silla, pero a la hora de hacer la lista de cosas que hay que hacer para mejorar tu zona de juego, no coloque la compra de la silla en el último lugar de la lista.

4. Materiales y Estructura

Los materiales de nuestra silla son fundamentales, dependiendo del material de la estructura, el acolchado y el revestimiento identificaremos ciertas características que pueden sernos útiles y entender la calidad de construcción.

El “esqueleto” de las sillas es la parte oculta dentro del asiento y del respaldo o la parte externa que mantiene unida la red en el caso de las sillas transpirables. Hay tres tipos principales de estructura en las sillas de juego:

  • Acero: La estructura de acero se encuentra generalmente en los de mayor calidad, ofrece mayor resistencia a la rotura pero no son ligeros.
  • En aluminio: Se utiliza en sillas generalmente de gama más baja, es más ligero, por lo tanto fácil de mover, pero tiene una menor resistencia.
  • Híbrido: Se suelen mezclar entre aluminio y plástico duro, a menudo lo encontramos en sillas de oficina transpirables, son bastante ligeras y duraderas pero tienen una menor capacidad máxima.

5. Dimensiones del Asiento

Dependiendo de su tamaño tendrá que ir a buscar un modelo adecuado, hay modelos adecuados para personas con una altura de hasta 180 cm, ya que hay sillas cuya altura mínima es de 180 cm. Además de la altura también tendrás que comprobar la anchura del asiento y los hombros, si eres una persona de 130 kg tendrás que buscar un modelo XL que te permita sentarte cómodamente, sin tener demasiada presión sobre los hombros o las caderas, lo mismo es cierto por el contrario, si eres bajo y delgado, una silla demasiado grande te haría resbalar y no podrías quedarte quieto.

Estos son nuestros consejos para que puedas elegir bien a la hora de gastar tu dinero, es mejor comprar con conocimiento que gastar 2 veces tu dinero.