Floc herramienta de Google

FloC es la solución que ha planteado Google para eliminar las cookies de terceros, dentro de su iniciativa Privacy Sandbox.

Esto último es un concepto en el que Google ha venido trabajando desde 2019 para ofrecer mayor privacidad a los usuarios mientras navegan. Para ello han utilizado estándares abiertos.

Hoy día, cada vez que visitamos un sitio web nuestra actividad en él es capturada por las cookies. Esto puede ser beneficioso a la hora de realizar compras en línea. Entre otras cosas porque mantiene los productos seleccionados dentro del carrito de compras para cuando se acceda de nuevo a la página. Sin embargo, le da la posibilidad a quienes realizan publicidad en internet de promocionar anuncios a cada usuario tomando en cuenta sus intereses particulares. Algo con lo que Google quiere terminar desde hace más de un año. 

Alternativa a las cookies

Google Floc

No es que Google quiera acabar con el negocio de la publicidad en Internet. De hecho es una de las principales, sino la mayor fuente de ingresos de la compañía.

Lo que desea es brindar una alternativa a las cookies para garantizar la privacidad y seguridad de los datos de sus usuarios. 

Por ello ha desarrollado FloC, un sistema para determinar los gustos e intereses de los usuarios, cuyas siglas significan “Federated Learning of Cohorts”.

Este sistema al estar basado en tokens cada vez que Google recibe una solicitud HTTP por parte del usuario envía uno de estos en la cabecera. Dicho token es algo así como firma encriptada que hará que Google  identifique al usuario. La ventaja es que el token no se guarda en  el servidor, sino en la máquina del cliente. Le corresponderá a Google  descifrar el token y reorientar el flujo del navegador a un lado o al otro.

En otras palabras, FLoC fija una cohorte a cada usuario, haciéndolo parte de un conjunto grande de usuarios (miles) con los que tenga preferencias similares. Así, no se detallan los datos específicos acerca del usuario conservando de esa manera su privacidad, según lo manifestado por Google. Esta clasificación por grupos queda registrada en el navegador, el cual recibirá solamente en su algoritmo el identificador de la cohorte.

Por ejemplo si se navega en el internet usando Google Chrome, FLoC le enviará información a los sitios webs como esta: “Este usuario con el ID (XXXX) se encuentra en los grupos de preferencia de ‘Madrid', ‘deporte', ‘salud', ‘mujer' y ‘entre 30 y 35 años'”.

Según Google, las pruebas que han realizado de FLoC han arrojado una efectividad del 95% para quienes publican anuncios al momento de determinar asertivamente las preferencias específicas de los usuarios y hacer conversiones.

Lo que Google busca con FLoC es lograr un sistema tan difuso que sea capaz de dificultar la obtención de datos personales. Pero que también sea lo más preciso posible para que los anunciantes puedan desplegar sus anuncios de forma adecuada.

Navegadores pioneros en el bloqueo de cookies

Google no es el primero en buscar una manera de implementar un sistema distinto a las cookies. 

Tanto Firefox como Safari (Apple) en sus más recientes actualizaciones bloquean las cookies de terceros.

En el caso de Google Chrome por ahora solo está en pruebas en un grupo de países ubicados en 4 de los 5 continentes, ya que en Europa debido a las regulaciones GDPR. 

Según la compañía solo se trata de limitar el espacio de prueba y no de ningún tipo de violación a alguna ley por parte de FloC.

Se espera que FloC esté disponible públicamente y para todos a partir de 2022 con Google Chrome 90. 

Desafíos que enfrenta Google

Muchos no están de acuerdo con la implementación de FloC, ya que algunos anunciantes, sobre todo los más pequeños se verán afectados.

De hecho, la W3C, principal organización que establece estándares internacionales el funcionamiento de la Web está en contra de esta iniciativa. Aunque Google dice mantener conversaciones al respecto con ellos.

Algunos de los argumentos utilizados, incluyen el hecho de que a pesar de que FloC incrementa la privacidad con respecto a las cookies, también es posible que surjan otros riesgos. Tal es el caso de la discriminación, el estudio de cambio de patrones de comportamiento de los usuarios con el paso del tiempo o la aparición de nuevas estrategias predatorias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *