No es un secreto, la tecnología avanza a pasos agigantados, dando paso a herramientas funcionales que conducen directamente a la automatización de múltiples tareas, para muestra, la Inteligencia Artificial (IA), cuyos efectos en el sector laboral han creado gran controversia, ya que, si bien puede favorecer la creación de nuevas vacantes, también supone una amenaza para la mano de obra humana que ya se ve afectada puestos de trabajo automatizados.

¿Qué nivel de alcance supone el impacto de la Inteligencia Artificial?

Desde preparadores de hamburguesas hasta radiólogos, ven en jaque sus empleos debido a la automatización que sugiere la Inteligencia Artificial, ante tal escenario, es normal que desarrolladores y programadores se pregunte ¿a futuro, programar será sólo cuestión de máquinas?

La dimensión de los cambios que se avecinan en torno al tema es tan grande, que parece imposible encontrar un segmento que no pueda verse afectado, de ahí que merece la pena tomarse el tiempo para analizar las repercusiones de un avance tecnológico que viene subiendo como la espuma.

¿IA, simple automatización de tareas aburridas o el reemplazo del hombre?

De acuerdo a sus defensores, la IA no es más que un proceso que pretende facilitar la vida del hombre, permitiéndole prescindir de las tareas aburridas y liberar tiempo de calidad para invertir en su crecimiento profesional o en labores de mayor importancia.

Quienes sostienen esta teoría, aseguran que lo que se persigue es la automatización de tareas repetitivas, de ahí que no le ven como un problema o amenaza para su futuro laboral, sino más bien una herramienta capaz de hacerle la vida más sencilla a través de procesos eficaces.

No se trata de estar preparados, sino mantenerse al día

La clave para que la IA no se convierta en un obstáculo puede estar sujeta a estar al día con las tendencias, ¿Qué quiere decir esto? no se trata de vivir alarmados o de prepararse de una forma concreta ni específica para hacerle frente, sino más bien de reinventarse sin querer, aprender bajo demanda, pero nunca dejando que el avance y la presión del entorno generen agobio.

En este sentido, informarse, hacer cursos respecto a la IA, asistir a charlas o conferencias, puede ser una excelente idea, de esta forma se estará a la par de los cambios que vienen sucediendo.

¿Preocuparse por la IA? ¡No, es mejor entenderla!

Empaparse de las nuevas tendencias y la forma en la que las mismas pueden afectar, es el primer paso para entender cualquier avance en el sector tecnológico, asimismo, cursos y documentos sirven de complemento tan viable, como acudir a hackatones en los que se hable de las posibles aplicaciones de la IA en el trabajo que se desempeñe, tratando siempre de enfocar la búsqueda hacia encontrar el beneficio que la misma pueda ofrecer.

En resumidas cuentas, resulta erróneo estar intranquilo por el futuro, la Inteligencia Artificial, debe ser vista como una forma de crecimiento al que conviene adaptarse, aunque es innegable que muchos trabajos se vean más vulnerables que otros de ello su repercusión sobre el desenvolvimiento de la sociedad actual.