Con pantallas cada vez más grandes y una creciente demanda de energía, la batería se ha convertido en una de las características más importantes para cualquier smartphone moderno, así como para tablets y portátiles. Cuándo y cuánto recargar, cómo evitar el notorio “efecto memoria” y cómo hacer que la batería dure mucho tiempo son temas que se han debatido durante años y que a veces casi rozan la leyenda urbana. Así que vamos a tratar de dejar claro a través de algunos consejos de mantenimiento simple, conscientes de que una batería externa sigue siendo el mejor amigo del hombre, especialmente en las vacaciones. Obviamente solo estamos hablando del lado del hardware, en lo que se refiere al software, siempre es bueno comprobar si hay demasiados programas que en segundo plano muestran un consumo excesivo de energía.

Cuándo recargar la batería de tu teléfono

Las modernas baterías de iones de litio duran más si no se descargan por completo o no se sobrecargan. Una carga del 100% no será fatal, pero si se convierte en un hábito puede acortar mucho el ciclo de vida. Para prolongar la existencia de la batería, la solución recomendada es mantenerla entre el 30% y el 80% en todo momento, evitando caer por debajo del 20%. Idealmente, siempre debes tratar de permanecer alrededor del 50% con pequeños recambios diarios.

Cuándo debes cargar completamente el teléfono

Recargar completamente la batería no siempre es malo, al contrario, una vez al mes es la manera más efectiva de recalibrarla desde cero y mantenerla sana. La sugerencia en este caso es tener el teléfono completamente descargado y luego recargarlo durante mucho tiempo. El mismo principio se puede aplicar a los ordenadores portátiles, pero tenga cuidado de no recargar las baterías durante demasiado tiempo.

Carga durante la noche

Cualquiera que tenga un smartphone está acostumbrado a cargarlo al menos una vez al día, normalmente por la noche antes de acostarse. Por supuesto, los teléfonos modernos como las baterías de iPhone dejan de almacenar energía cuando la batería está llena, pero sería mejor no dejarlos conectados a la corriente durante largos periodos de tiempo después de que se haya completado la carga. La pega en este caso es la temperatura, que podría aumentar considerablemente si el dispositivo permanece conectado toda la noche con un grave riesgo de dañar la batería. Por la misma razón, sería mejor no exagerar con recargas rápidas.

El efecto memoria en baterías

Este nombre indica el fenómeno que hace que las baterías “recuerden” su autonomía media si no se descargan completamente con frecuencia. En teoría, por lo tanto, una batería que nunca supere el 80% y nunca descienda por debajo del 30% correría el riesgo de perder toda la energía que hay antes y después de este intervalo.

Sin embargo, incluso si el efecto memoria existe, solo afecta a las viejas baterías de níquel, por lo que ninguna de las usadas hoy en día en un dispositivo portátil. De hecho, en este caso ocurre lo contrario: nunca se debe dejar que se descargue completamente ni cargarla demasiado, si no una vez al mes.

Conservar la batería de tu teléfono

En resumen, a las baterías de iones de litio no les gustan las temperaturas excesivas ni la sequedad durante mucho tiempo. Así que asegúrate de no guardar tu teléfono en un lugar demasiado caliente o demasiado frío, como el salpicadero de un coche o tu bolso bajo el sol de agosto. Tenga en cuenta que una batería consume entre un 5% y un 10% al mes incluso si no se utiliza y que puede que ya no sea capaz de almacenar energía si se descarga completamente durante largos períodos. Esto obviamente no es tanto el caso de los smartphone actuales que usamos, sino de los navegadores gps, baterías externas, viejos teléfonos, tablets, lectores electrónicos y todos aquellos objetos que no usamos y que luego recargamos regularmente.