La cámara fotográfica, es un dispositivo tecnológico el cual ha sido utilizado para captar imágenes e inmortalizarlas para el recuerdo. Su uso aplica tanto para el ámbito laboral como para la vida social, tanto con familiares y amigos; pues ¿a quien no le gusta también dejar un recuerdo de sus viajes a lugares diversos en el mundo?

El mantenimiento y limpieza de estos dispositivos es indispensable para que nos dure en el tiempo nuestra cámara, ya que por muchas razones estas se desgastan en su uso. Es importante determinar el tipo de limpieza y cuidado que requiere nuestra cámara, además de los instrumentos que se deben usar para llevar a cabo tal fin. En este artículo te daremos varios tips para proceder con la limpieza y el mantenimiento adecuado de nuestro dispositivo fotográfico.

Mantenimiento de las cámaras

Es necesario evitar la acumulación de suciedad en la cámara, con ello se aumenta el tiempo de vida útil de nuestro instrumento y solo dependiendo del tipo de cámara los cuidados deberán ser habituales o no tanto. Por ejemplo, una Réflex siempre necesita un cuidado y una limpieza continua, esto por las innumerables partículas que entran durante el cambio de objetivo; en cambio una todoterreno necesita que se cuide su objetivo nada más.

Sabemos que en las cámaras, las manchas más comunes son el polvo, la grasa y las huellas dactilares. Como regla de oro, recomendamos nunca usar agua, ni jabón, ni detergente. Ya que los jabones se impregnan en la lente y el agua demora bastante en secarse; para estos casos el alcohol es lo más recomendable, por supuesto aplicado con un trapo suave y con cuidado.

Es importante determinar, el tipo de materiales a utilizar. Es bien sabido que si no todos los limpiadores son recomendables, tampoco lo son todos los materiales. Definitivamente no se recomienda el uso de papel higiénico, servilletas, ni pañuelos, estos generan un daño perceptible a los objetivos. Por su parte es mejor utilizar un paño pequeño de microfibra, exactamente los mismos que se usan para limpiar gafas de sol.

Otro material bastante conveniente a utilizar es el pincel, pues sirve para remover partículas de polvo; es por ello que se recomienda que sea suave y con la precaución de no tocar las fibras naturales con los dedos, ya que corremos el riesgo de generarle sucio al pincel y que pierda su eficacia.

También mencionamos al soplador, este instrumento expulsa aire al momento de presionarlo y va con un cepillo. Es mejor usarlo, ya que al soplar nosotros mismos, enviamos partículas de saliva que más bien perjudican a la cámara.

El líquido disolvente, que generalmente se vende en spray atomizador para el uso de lentes es muy recomendado. Hay que asegurarse que sea el más apropiado, ya que un alcohol más agresivo de seguro dañaría la película anti reflectante de los objetivos. Como dijimos anteriormente, con toallitas húmedas es mucho mejor.

Limpieza de los objetivos

Anteriormente dijimos que el papel no es nada recomendable en estos casos, al menos si queremos cuidar nuestra cámara, así que mejor se procede en primer lugar, con una brocha de pincel a retirar el polvo, usando a su vez un soplador para llegar a lugares inaccesibles o para retirar partículas muy adheridas a la cámara.

Una vez pasado esto, aplicamos un par de gotas de alcohol al pañito de microfibra. Luego se frota circularmente desde la zona del centro hacia afuera. Hay que recordar que el disolvente o alcohol no se debe aplicar directamente en la lente del objetivo.

Finalizamos con la brocha, trasladándola por las esquinas que es donde el polvo tiende a acumularse. Este procedimiento se repite las veces que sea necesaria, pero con bastante cuidado.

Limpieza del sensor

El sensor de una cámara Réflex es muy delicado, aunque no se limpia directamente esta parte, ciertamente el polvo se acumula sobre un pequeño cristal que es en extremo delicado.

Por lo general esta limpieza, es dejada en manos de profesionales expertos en el área, sobre todo para equipos con altísimo valor monetario.

Te recomendamos seguir los siguientes pasos:

.- Utilizar materiales de excelente calidad, no con cualquier instrumento. Ya que pondremos en riesgo nuestro dispositivo utilizando cualquier material que aparezca. El pincel debe ser extra suave, y su uso con bastante precaución para no generar daño en el cristal.

.- El lugar de limpieza debe estar muy limpio, la mesa de trabajo debe estar despejada.

.- Verifica que la batería tenga suficiente carga.

.- Permitir que se seque el líquido que se usó en la limpieza. No forzar el secado con ningún aparato eléctrico.