Una de las mayores satisfacciones de los usuarios de teléfonos inteligentes es una batería que dura al menos todo el día. Sin embargo, esta realidad no siempre es posible. Después de todo, ¿quién no ha sido asfixiado por un teléfono móvil que acaba de colgar? Ya sea el equipo de iPhone o el equipo de Android, todo el mundo está de acuerdo: la duración de la batería es algo que afecta directamente a nuestra vida diaria.

Es un hecho innegable que los smartphones están ocupando cada vez más espacio en nuestra rutina, ya sea para fines de comunicación, diversión o servicios públicos más básicos, como resolver problemas perniciosos en la aplicación de su banco o llamar a un coche mediante la aplicación de transporte. Dicho esto, cada persona aprovecha la estrategia que considera más efectiva para mantenerse en contacto en todo momento.

Para ello, es importante utilizar un cargador fiable y de calidad. En este sentido, los cargadores inalámbricos son útiles, sobre todo, para facilitar la vida de los usuarios que necesitan estar siempre conectados, pero también es un dispositivo versátil que se adapta bien a cualquier tipo de rutina. Pero, ¿por qué reemplazar su cargador normal por uno inalámbrico?

1. mayor practicidad
¿Alguna vez ha intentado usar su teléfono celular mientras se está cargando? Sí, todos sabemos que es una misión bastante buena. Es una lucha entre el cable, que insiste en desconectarse de la puerta, y tú que insistes en instalarlo allí cada vez que cae.

Usar el teléfono mientras está conectado a un cargador inalámbrico es la tarea más fácil y divertida del mundo. Esto se debe a que estos dispositivos funcionan desde la inducción magnética que prescinde de cualquier cable para transferir energía a su dispositivo.

La lógica es simple: hay una base sobre la que dejarás tu teléfono móvil soportado mientras se está cargando, y durante ese periodo podrás hacer lo que quieras con él sin estrés. Un detalle importante es que su dispositivo no necesita necesariamente estar en contacto con esta base: la simple proximidad entre los dos es suficiente.

2. Más longevidad
La conexión y desconexión del cable del cargador del teléfono puede dañar el puerto. Con los cargadores ordinarios, esto es inevitable. Mucha gente lleva su inteligencia cada día santo. Además, este movimiento puede incluso dañar el cable de su cargador que, después de todo, tendrá que ser reemplazado por otro.

3. Más agilidad
Aquí estamos hablando tanto de la carga en sí misma como de la realización de tareas personales. Con un cargador inalámbrico, no es necesario “buscar” la puerta del teléfono celular cada vez que se agota la energía de la batería, sólo hay que poner la palabra en la base. Además, puedes usar el teléfono normalmente mientras se está cargando. Esta facilidad es una mano en el volante especialmente para aquellas personas que usan su teléfono celular para trabajar.

4. Alta relación costo-beneficio
Después de todas las ventajas mencionadas anteriormente, cabe destacar la situación de estas pequeñas bellezas en el mercado. Los cargadores inalámbricos ya están siendo fabricados por innumerables compañías confiables y, por lo tanto, hay muchas opciones disponibles a precios muy asequibles. Aunque son un poco más caros que los cargadores normales, son una inversión inteligente ya que su vida útil es mucho más larga.

¿Pero qué cargador inalámbrico comprar?
El gigante Xiaomi lanzó su cargador inalámbrico Qi Fast Charge, capaz de cargar incluso a través del estuche del teléfono móvil, por sólo 79,99€ en el sitio web de Amazon.